¡Cuánta falta hace al Ecuador el ejercicio de valores ciudadanos que nos saque de ese círculo perverso! La práctica de valores está en nuestras manos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *